martes, 3 de enero de 2017

Bloody Christmas: Saint (Sint)

Título: Saint (Sint)
Director: Dick Maas
Reparto: Huub Stapel, Caro Lenssen, Cynthia Abma, Egbert Jan Weeber, Escha Tanihatu

Año: 2010

El director holandés Dick Maas es un viejo conocido del blog, y también de aquellos que durante los 80s eran devoradores de todo el cine de terror que llegaban a nuestros videoclubs (que no era poco precisamente). Suyas son cosas tan curiosas pero majas como "El Ascensor" y "Amsterdamned: Misterio en los Canales", que para algunos incluso son películas de culto. Tras varios años de ausencia en las estanterías de nuestros videoclubs, el bueno de Dick volvía por sus fueros con otra peliculita curiosa que conseguiría congregar su pequeña legión de fans, y sobretodo muuuucha polémica, especialmente en su país natal, Holanda. Si, como habéis podido leer, es "Saint", un slaher con toques de comedia que convertía a San Nicolás (la versión holandesa de Santa Claus, personaje basado en un obispo real conocido por bondad) en una especie de Jason Voorhees o Freddy navideño. 
Con polémica incluida, por los carteles de la peli con ese San Nicolás zombi y que recibieron muchas criticas. Sobretodo de padres preocupados por la imagen siniestra que dan de un personaje tan popular y querido por el público infantil.

Jo-Jo-Jodidas navidades 
Según la tradición holandesa, cada noche del 5 al 6 de diciembre llega San Nicolas para recompensar a los niños que han sido buenos, dejándoles un montón de caramelos, pero a los que se han portado mal, su ayudante Pedro el Negro los mete en un saco y se los lleva en su barco a España... supongo que para que trabajen como concursantes en una nueva versión de Eurojunior o como coristas para los Cantajuegos... El castigo más sádico y cruel que pueda existir, digno de Pinhead.  
Pero la leyenda que nos ha llegado es una versión bastante edulcorada de la verdadera historia; Nicolas (interpretado por Huub Stapel) no era un amable obispo que iba por ahí ayudando a los más necesitados, si no un auténtico cabronazo que cada Navidad llegaba a Holanda con su grupo de palmeros para saquear y torturar a todos los pueblos que se encuentren en su camino. Hasta que los habitantes de uno de estos pueblos, hartos de tanto mamoneo, fueron hasta donde estaba anclado su barco, pegándole fuego mientras Nicolas y los suyos estaban a bordo. Por eso, cada 32 años con luna llena, la noche del 5 de diciembre San Nicolas y sus Pedros negros vuelven zombificados y chamuscados para seguir asesinando y torturando.
Este año se cumplen 32 años de su última aparición, por lo que se avecina una nueva noche de sangre y crímenes. Solo el atormetado detective Goert Hoekstra (Bert Luppes), superviviente de un anterior ataque de San Nicolás, y Frank (Egbert Jan Weeber), un adolescente bocazas y salidorro al que Goert salva de convertirse en una nueva víctima de San Nicolas, harán frente al vengativo obispo.
La verdad es que sin llegar a los niveles de diversión de "Rare Exports: un cuento gamberro" de Navidad, estrenada también el mismo año, o de "Black Christmas", el slasher navideño por excelencia, sí que tiene momentos bastantes memorables, como ese maravilloso prólogo sobre el terrorífico origen de San Nicolas y la escena siguiente, en la que una pobre familia experimenta en sus propias carnes los horrores de los que son capaces el obispo y sus ayudantes, pasando por la persecución a caballo por los tejados de Ámsterdam, que es... bueno, mejor no os digo nada. Si la Navidad os da un poco "por ahí" y os gustan los slashers, os vais a topar con uno que está un poco por encima de la media.
¿Lo mejor? Los pifostios de sangre y vísceras que arman San Nicolás y sus Pedros negros.
¿Lo peor? Que puede hacerse un poco coñazo en algunas partes...
Os toca a vosotros decidir si queréis pasar una noche de Navidad en compañía de este siniestro y entrañable personaje. Nos leemos pronto y... ¡¡Feliz Año Nuevo!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario