viernes, 21 de octubre de 2016

Crónicas de Halloween: Wishing Stairs

Titulo: Wishing Stairs (Whispering Corridors 3: Wishing Stairs)
Director: Yun Jae-yeon
Interpretes: Song Ji-hyo, Park Han-byul, Jo An-ah
Género: Terror asiático y malrollero

¡Hola, hola a todos! Aprovechando que se acerca halloween, he decidido marcarme un pedasho maratón de pelis de miedo, de diferentes estilos, épocas e incluso continentes. Y aunque la mayoría han resultado ser más bien... flojitas y random, sí que me he topado con alguna que otra joyita y he redescubierto filmes que hacia siglos que no veía. Y entre las destacables se encontraba "Wishing Stairs", una de esas películas nacidas en pleno auge del terror asiático, aunque está, al contrario que la mayoría de esa hornada, no provenía del país del sol naciente sino de Corea del sur, donde también pegaron fuerte los fantasmas de pelo negro larguísimo y pálidos cual albinos encerados. De hecho, es la tercera entrega de la saga de terror más popular por esos lares, "Whispering Corridors", y al igual que las otras dos anteriores, bastante majas también , tiene como protagonistas a un par de chicas, un enorme instituto y esas historias y leyendas urbanas que se van  contando unas estudiantes a otras, entre susurros. La adolescencia y su cara más amarga campan a sus anchas por toda la saga. Ah, y antes de meterme en fanea, decir que esta entrega, al contrario que las otras de la saga, llegó a nuestro país hace algunos años gracias a Manga films, justo cuando la moda por el terror asiático estaba dando sus últimos coletazos. Así que podéis encontrarla fácilmente en vuestro videoclub más cercano... COF... o en cual pagina de Torrents... COF. 

Starway to Heaven and Hell
"Wishing Stairs" trata sobre una escalera, situada frente a un colegio de danza, que está compuesta por 28 escalones, peroooo.... cuenta la leyenda, que si hay algo que deseas conseguir con todas tus ganas, al subir por ellas aparecerá ante ti el escalón número 29, que te concederá tu deseo. Vamos, una versión urbana de las 7 Dragon Balls... y el pobre es Gokuh partiéndose la cara around the world cada vez que necesitaba pedir un deseo... ¡aprende Shenron! Pero bueno, ya conocéis el dicho... ¡ten cuidado con lo que deseas!  
Las protagonistas de la película son Sung Jin y Soo Hee, dos buenas ¿amigas? que estudian ballet justo en ese mismo colegio donde se encuentran las "whishing stairs". La relación entre ellas parece ir viento en popa (podría hacer muchos chistes sobre esta frase... creedme), se quieren mucho, se desean lo mejor... hasta que surge la envidia. Ay, la puñetera envidia. Y es que si hay algo en Soo Hee que sea mayor que su amor por Sung  Jin es su talento para el ballet, algo que a su "amiga" empieza a sacar de quicio. Lo de ser una segundona parece que no le mola nada, y la envidia le corroe cada vez más... Especialmente cuando la escuela organiza una competición en la que la ganadora obtendrá una beca para estudiar en una prestigiosa academia de ballet ruso, que todo parece apuntar será Soo Hee.
Sung Jin, envidiosa la hijaputa como ella sola, decide jugar sucio contra su propia amiga para quedarse con esa plaza... pero parece que ni aún así será suficiente. Es entonces cuando descubre la leyenda del escalón número 29, que puede conceder cualquier deseo... y ya os podéis imaginar cuál es el de esta cabrona de marca mayor. Y lo peor de todo, es que no parece ser una simple leyenda urbana: Hae-Ju, una compañera de ambas protas que es blanco habitual de las matonas del colegio por su sobrepeso y que parece estar un poco muy obsesionada con Soo Hee, logró encontrar ese escalón número 29 y pedirle su deseo... adelgazar. Ahora la colega tiene una talla 34... pero su obsesión con Soo Hee no parece haberse desinflado al contrario que su barriga. La cabrona aka Sung Jin, decide subir la escalera en plena madrugada en busca del escalón 29 y poder así conseguir esa plaza. Como os podéis imaginar, lo encuentra y pide su deseo... ay amigos, a partir de ahí la cosa se lia pardísima, con asesinatos, venganzas de ultratumba, amores enfermizos (¡y casi necrofilicos!) y, por supuesto, fantasmas de pelo negro muy pálidos y con muy mala leche que vuelven del más pallá para impartir justicia poetica... y hasta aquí puedo escribir, porque la peli seguramente sea desconocida para la mayoría, excepto aquellos que como yo sean muy fans del terror oriental. Además, tiene temas y elementos que no suelen verse mucho en el J-Horror (lesbianismo, bullying, el amor no correspondido...). Y que transcurra en un instituto, con el ambiente adolescente y todo lo que rodea, siempre es un pequeño plus en cualquier peli de terror. 
Si os gustó "Ringu", "Llamada Perdida", "Kairo", "The Eye" o "La maldición", seguro que con "Wishing Stairs" vais a pasarlo muy bien pasándolo mal. Y si no sois de ese palo, quizá esta no sea vuestra película... ¡o si, nunca se sabe! Hasta pronto, y un abrazoooo. 
PD: Reseña dedicada a mi compi de podcast en "Cronicas de Nantuckett", Sarah...que sé le mola el terror asiático y para que se ponga sana pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario