jueves, 13 de octubre de 2016

Crónicas de Halloween: Still Life (videojuego)

Título: Still Life
Desarrolladora: Microïds
Distribuidoras: MC2 & The Adventure Company
Plataforma: PC, XBox
Fecha de lanzamiento: Junio 2005


Siempre he sido de esas personas que cuando leen algo sobre un videojuego, cómic o filme que tiene una pinta acojonante y lo venden como una joya del terror más sórdido, se me hace la boca agua esperando a que salga y consumo con avidez cualquier nueva noticia sobre el mismo que sale. Pero muchas veces la espera me desinfla el hype y cuando finalmente llega aquí, se me ha pasado el subidón y acabo hachándole un vistazo si, pero siempre a destiempo. O acabo aplazándolo por una cosa u otra durante un tiempo, y luego más tiempo... hasta que me doy cuenta de que han pasado meses, e incluso años y todavía no he podido hincarle el diente. 
Eso fue lo que me paso con este "Still Life", que me robo el corazón cuando vi esas brutales imagenes del juego en Micromanía y las cosas que decían de él. Pero finalmente, cuando por fin llego a las tiendas allá por 2005, su precio y la PlayStation 2 que me habían regalado ese mismo verano se interpusieron en el hype y le perdí la pista... hasta hace unos meses que vi una copia precintada y a solo un eurito en un famoso supermercado que estaba liquidando videojuegos viejunos. Por supuesto pague el euro, me lo lleve a casita, lo puse a rular en mi PC y...     

El Destripador de Chicago
"Still Life" es una aventura gráfica con regusto clásico, al estilo de "Siberia" o "Broken Sword" pero con una jugabilidad parecida a de los "CSI" que sacaron por la época: a través del personaje que controlamos y tirando de ingenio, tenemos que ir recopilando pruebas que nos ayudaran a resolver una serie de brutales asesinatos. La diferencia esta en que, al contrario que en los juegos protagonizados por Grisom, Horatio y compañía, la historia abandona los habituales espacios urbanitas de Las Vegas o Miami para llevarnos a lugares de lo más tetrico y gótico, envueltos por una atmosfera opresiva. Ah, y que solo contaremos con una protagonista, la detective Victoria McPherson, que está investigando a un asesino en serie especialmente desagradable y escurridizo, el cual tiene en su haber ya cinco victimas, todas mujeres y todas halladas con un gran corte en el cuello y en el pecho. Durante una visita a casa de su padre (para airearse un poco de tanto asesinato), Victoria encuentra un libro con casos en los que había intervenido su abuelo, también investigador policial, Gus McPherson (un viejo conocido de los aficionados a las aventuras gráficas, cof- "Postmortem"-cof). Como la curiosidad tira mucho, empieza a hojearlo y descubre que los asesinatos que investiga en Chicago, son muy partecidos a los que investigara su abuelo en Praga en 1920. Hum, sospechoso... ¿Podría tratarse del mismo asesino? Vaya, dos aventuras en una, donde la acción ira saltando de una época a otra y en ambos casos con los McPherson a la caza de un misterioso serial killer que comparte métodos y apariencia... Hum, sospechoso.
Gráficamente hablando era de lo mejorcito de aquellos años (no tenía nada que envidiar a aventuras gráficas potentes como "Sherlock Holmes y el misterio del pendiente de plata"): todos los escenarios que vemos en pantalla tienen un gran nivel de detalle, combinando la perfección las 3 dimensiones con algunos elementos en 2D que se encuentran en primer plano. Y también una muy buena iluminación, que se aprecia mejor en cada una de las dos épocas en las que tiene lugar la ventura, diferenciándolas: Chicago tiene texturas donde predomina la oscuridad y con grandes contrastes, mientras que en Praga la iluminación es amarillenta y decadente, recordándonos mucho a ese Whitechapel donde Jack el Destripador se corría sus pequeñas juergas enfermizas. 
En cuanto a la jugabilidad, estamos ante la tipica aventura de point and click, clásica en el género, salpicada por varios puzles, algunos más o menos facilitos y hasta divertidos, y otros tremendamente sórdidos y difíciles de narices... nada excesivo para quienes sean boinas verdes por estos lares. Eso si, los que seáis impacientes o adictos a los "Call of Duty" y "GTA", mejor absteneos porque podéis acabar de los nervios.
Su banda sonora, compuesta por Tom Salta, acompaña perfectamente durante todo el juego, especialmente en las escenas más tenebrosas, y el doblaje, tanto en versión original como en nuestro idioma, es más que digno, sin ser tampoco nada del otro jueves.
En resumen, "Still Life" es una aventura gráfica con una estetica oscura, sórdida y opresiva, y con un final que es la madre de todos los cliffhangers. Uno de los mejores videojuegos de terror de la pasada década, junto a "Farenheit" y "Condemned", que a pesar de su gran calidad no llegaron a tener mucho éxito, pero al menos todos ellos llegaron a vender lo suficiente para tener secuela (aunque en el caso de "Farenheit" se trataría más de una secuela espiritual que de una secuela al uso). A ver si consigo pillarme "Still Life 2" baratito, que me ha dejado con el mono... ¡Hasta pronto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario